26 min

La biblia del ahorro

La clave para ahorrar y cuidar de la salud financiera es adquirir pequeños hábitos diarios que pueden llegar a tener un gran impacto en nuestra cartera a largo plazo, de igual manera ahorrar también te ayudará a planificar tus inversiones.

Diversos estudios concluyen que las personas no ahorran por carencia de ingresos disponibles y por falta de una cultura financiera. Sin embargo, siempre se puede ahorrar, independiente de la magnitud del monto. 

La meta del ahorro no es vivir en austeridad y guardar hasta el último centavo, es tener un buen balance entre tu esfuerzo, gustos y calidad de vida. Algo curioso de ahorrar es que entre más ganas, más gastas, si te preguntas cómo es simple, uno de los métodos más populares es el de 80/20 o la regla de 80/20.

80% se va a gastos del hogar, personales, gustos, etc.

20% se ahorra.

No importa cuanto ganes a la quincena, con esta regla como tu primera base financiera puedes llegar lejos pero es importante no quedarnos aquí y seguir expandiendo nuestro conocimiento.

dinero

¿Cuánta cultura financiera tienes?

La cultura financiera son las habilidades y conocimientos que permiten a una persona tomar decisiones sobre su dinero. La educación financiera debe transmitirse desde temprana edad, tanto en las instituciones educativas como en las familias, y debe de impartirse por alguien que siga sus propias enseñanzas, esto es muy importante ya que los niños aprenden siguiendo un ejemplo, más que seguir consejos. 

Con una educación financiera se dará paso a una inclusión financiera (tener acceso a servicios económicos que satisfagan sus necesidades —transacciones, pagos, ahorros, crédito y seguro— presentados de manera responsable y sostenible), pero viceversa no funciona de la misma manera.

Reflexionemos… ”El tener acceso a los servicios financieros no es sinónimo de educación financiera”. 

El hecho de tener una cuenta bancaria y contratar productos financieros NO me convierte en una persona con educación financiera, me convierte en una estadística. Es como ir al mar y no saber nadar, puedes mantenerte a flote sin el conocimiento, al fin y al cabo, flotar es intuitivo pero tarde o temprano llegará una corriente (crisis financiera, oportunidades financieras) y si no sabes nadar o serás arrastrado por la corriente, que puede ser para bien o para mal… o te ahogaras.

Establecer unas bases sólidas para el bienestar financiero es un viaje con más de un solo paso, pero qué si es realizado de forma correcta este te llevará a una travesía con un destino a la felicidad y libertad de la preocupación económica.

Ahorrar no es sencillo. Lo cierto es que los gastos fijos, los no previstos, la cesta de la compra o los suministros de energía hacen que los ingresos queden mermados y se pierda libertad financiera — y con ella, nuestras ganas de ahorrar-

Sin embargo, existen algunos mecanismos o hábitos como el ejemplo que se mencionó anteriormente que harán que el ahorro deje de ser el quebradero de cabeza que tanto nos agobia. No hay que dejarse vencer.

Captura de Pantalla 2022 04 22 a las 1.17.46 p.m.

¿Cómo se calcula la fórmula del ahorro?

La gran mayoría de las personas que no tienen dificultades en sus finanzas personales y familiares usan la siguiente fórmula: 

Transcripción: Ingresos – Ahorros = Gastos

Esta es la fórmula inteligente para poder ahorrar, aunque implique un ajuste en los gastos mensuales. De esta forma, debemos pensar de una manera distinta, pues antes de iniciar los gastos mensuales debes destinar una fracción al ahorro. Esto debe ser una rutina tan firme, que este recurso no puede ser considerado como parte de los ingresos cotidianos, en el momento que el dinero está en tus manos es y no es tuyo.

En otras palabras, no podemos contar con el monto que decidamos ahorrar. 

Por ejemplo, si mi plan es ahorrar $2,000 mensuales, no puedo considerar estos $2,000 como parte de mis ingresos mensuales, pues eso se destinará a ahorro incluso antes de comenzar con los gastos rutinarios.

Ejemplo:

  • Ganas $10,000 al mes.
  • Ahorras $2,000 al mes.

Entonces solo “ganas” $8,000 al mes que puedes destinar a todos tus gastos, el fondo de ahorros —que de preferencia debe estar en una tarjeta de débito aparte o en un apartado- no se puede tocar hasta una emergencia o para darte el lujo por el que estabas ahorrado.

Ser firme en esta regla, acompañada de otros métodos como el de 80/20 es una de las claves del éxito financiero para las personas y las familias.

es_MX
Tienda
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Bienvenido a Rising Brokers, estamos para servirte